Permiso para presentarme: Cyses

classic Clásica list Lista threaded En Árbol
152 mensajes Opciones
1 ... 5678
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Última vez que puedo escribir este mes en el Foro (salvo para contestar a alguien) Este fin de semana mi  Señora me hizo ir a su casa el sábado por la tarde, después de comer. Una vez desnudo y después de que me azotase en el culo "como bienvenida", me hizo preparar la mesa para cuatro personas, ya que iba a salir pero después haría una cena en su casa y quería dejarlo todo preparado. Estuve ocupado con eso mientras Ella descansaba en el sofá y luego, cuando me terminé, me hizo recoger las braguitas que había llevado y ponérmelas otra vez.

La orden me sorprendió, pero acostumbrado a sus caprichos, obedecí, claro. Entonces Ella cogió una bolsa que había al lado del sofá y me la dio, diciéndome que me pusiera lo que había dentro: media con liga, una blusa y una minifalda de vuelo. Confieso que estaba avergonzado, porque la feminización no es algo que me guste y además, más allá de hacerle una mamada a su consolador con unas medias o usar bragas, nunca la habíamos practicado. Ella misma me anudó la blusa a la cintura y la colocó a la altura que quería que estuviera.  Luego me obligó a darme la vuelta y me hizo varias fotos del culo, riéndose a carcajadas. Me acarició por debajo de la falda, metió sus dedos bajo las braguitas, tocándome el cinturón de castidad y por supuesto mis nalgas, que sobeteó a su gusto, hasta que, claro, Ella misma se encendió y acabó doblándome sobre la mesa, subiéndome la faldita y quitándome las bragas de un tirón. Lo siguiente, por supuesto, fue su polla de plástico favorita penetrándome una y otra vez.

Cuando terminó, sin sacarla, se inclinó sobre mí y me susurró al oído:

-Lo has hecho muy bien. Tanto, que ahora ya no sé si me gusta más follarme a un esclavo o a una putita.

Se rió a carcajadas por mi humillación, claro, y todavía se reía cuando me azotaba otra vez y me dejaba el culo enrojecido antes de despedirme. Me ha ordenado que me compre una minifalda de las que se usan para jugar al tenis, negra. Y he tenido que darle las gracias por dejarme usar una prenda de ropa suya.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

castizatus
Hola Evg. Gracias por contarnos tu humillante experiencia. Puedes considerarte afortunado de tener una Amita con tanta imaginación e iniciativa. El camino de la feminización puede ser largo, pero creo que acabará gustándote aunque te sientas humillado ahora. Como me gustaría haber estado en tu lugar je,je...
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

salva35
Muy morbosa la experiencia!
Nunca he tenido oportunidad de vestirme con una ropita femenina y sexy, seguro que debe de subir la excitación al ponértela y ver lo bien que queda.
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Muchas gracias a ambos por vuestras palabras de ánimo, pero lo cierto es que, al menos esta vez, lo único que subiò como la espuma fue la humillación al verme con una minifalda y medias. Mi Señora me decía que me quedaba muy bien y que no pasaba nada, pero mientras se reía y me sobaba por debajo de la falda y las bragas, así que no creo que fuera cierto. Aunque ha tenido su parte excitante, ha sido más bien por ser castigado y humillado por mi Ama que por llevar prendas femeninas.

Ahora mismo no le veo el gusto, pero supongo que será cuestión de acostumbrarse: parece ser que a mi Señora sí le ha divertido, sobre todo cuando le he dado las gracias por vestirme así, ya que como esclavo no tengo derecho a llevar ropa
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Mi Señora me ha dejado correrme este mediodía. El motivo de haberlo hecho hoy es que quería que me corriera con supervisión, claro, y Ella mañana tiene planes y el lunes un viaje de trabajo que enlaza con sus vacaciones, así que no la veré como mínimo hasta mediados de mes. Eso sí, mientras Ella está fuera, yo estaré a cargo de su amiga.

Me citó a las dos, cuando Ella terminaba de disfrutar de un aperitivo con dos parejas y otra amiga suya. Como siempre en estos casos, permanecí de pie lejos de Ella, pero al mismo tiempo a su vista y con el móvil en la mano, por si necesitaba algo. Cuando terminaron sus cervezas y sus vinos (qué envidia sentí, en lo que va de año mi Señora no me ha dejado quedar con nadie para tomar un aperitivo) me hizo acompañarla, tres pasos por detrás, hasta su casa. Pero cuando entramos en su portal, nos dirigimos al garaje y nos colocamos entre su coche y su trastero. Allí me bajó los pantalones y las braguitas, me dio la llave, me quité el cinturón de castidad y me ordenó masturbarme.

Hacerlo delante de Ella me sigue costando mucho, pero además de esa humillación, hacerlo en un garaje con el miedo a que apareciese alguien ("ni se te ocurra salpicar el coche o lo llevas desnudo al túnel de lavado" me amenazó) fue aún peor. Y sin embargo, los dos meses de castidad, la excitación de ser humillado, las órdenes y, por qué no, la imponente presencia de mi Señora (estaba guapísima con la minifalda que llevaba hoy), hicieron que sintiera deseos de acabar casi nada más empezar a tocarme. Aguanté un poco más, supongo que no mucho, porque enseguida le pedí permiso para correrme; Ella me dijo que sí y a continuación le dio un manotazo a mi mano, apartándola y provocándome un orgasmo arruinado. Todavía jadeaba y gemía, frustrado, cuando me ordenó quitarme los pantalones y las bragas, utilizar éstas para limpiar el semen del suelo y volver a ponérmelas. Tengo que llevarlas puestas hasta mañana, de hecho.

A partir del lunes quedaré a cargo de su amiga, la que me azotó hace no mucho y que ya conocía nuestros juegos. No será una esclavitud como tal, es decir, en principio no tendré que ir a servirla ni nada de eso, pero sí que debo estar a su disposición por si quiere ordenarme algo y, al menos tres días de la semana que viene, me castigará como le apetezca. Luego se lo contaré a mi Señora. Y, si me dejan, lo escribiré también
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
La semana ha pasado muy tranquila, más de lo que esperaba. La amiga de mi Ama apenas me ha hecho caso, sólo me llamó el pasado miércoles para que la acompañase a la compra y, obviamente, para que cargase yo con las cinco bolsas llenas que tuve que llevar andando desde el supermercado y subir por las escaleras hasta el séptimo piso en el que vive, en lugar de en el ascensor. Cuando las dejé en su cocina me hizo desnudarme para ver mis braguitas y mi cinturón de castidad, pero se conformó con eso y un par de azotes dados con sus manos; ni siquiera me llamó para castigarme como le había pedido mi Señora, ellas lo habrán hablado. El caso es que el resto de la semana lo pasé casi como cualquier persona, descansando y disfrutando de unos días libres.

Mi Señora llegó anoche de sus vacaciones. Evidentemente, no me dijo ni dónde había estado ni con quién ni qué había hecho, y cuando le pedí permiso para preguntarle qué tal le había ido me contestó con un no rotundo. Y luego me dijo que debía ir a su casa hoy a las once de la mañana. Aquello me encantó, claro, y enseguida me imaginé de nuevo junto a Ella... dándole la razón una vez más cuando me dice que soy tonto y que cómo puedo pensar a estas alturas que para Ella soy un hombre normal.

Cuando llegué esta mañana Ella estaba arreglada y muy guapa, algo que extrañó un poco porque incluso estaba calzada. Me desnudé y me postré para besarle los zapatos, pero me dijo que también se los limpiara con la lengua, que los quería brillantes porque iba a salir. Yo, su esclavo, me iba a quedar en su casa haciendo la cama, limpiando el polvo acumulado de una semana, fregando los baños y la cocina, tendiendo la ropa y planchando la que me había dejado en una silla. Cuando acabase, debía bajar al bar donde iba a estar tomando el aperitivo para devolverle las llaves.

Así que ese fue mi gran reencuentro con mi Señora después de tanto tiempo. Hice todas las labores domésticas lo mejor que supe y además rápido, para que me diera tiempo a todo y luego bajé hasta el bar que me había indicado, una terraza grande que estaba llena de gente. La vi en una mesa con dos hombres y tres mujeres, así que me quedé cerca de un kiosco que había en la esquina a esperar a que terminasen. Cuando se levantaron un buen rato después, mi Señora se acercó como para saludar a un conocido mientras los demás la esperaban. Le devolví las llaves y me dijo que comiera en el suelo y que estuviera atento al móvil, porque esta noche tendré que llevarle la cena: se va a pedir una pizza, pero debo ir yo a buscarla y a llevársela. "No voy a molestar a un pobre repartidor teniendo un esclavo, ¿verdad?", me dijo. Luego se fue y pude ver cómo uno de los hombres le pasaba el brazo por la cintura.

Pese a mi frustración, porque esperaba poder estar con Ella al menos un poco, no pude evitar una extraña sensación, como de vuelta a la dura realidad. Mi Señora se iba a comer, abrazada a un hombre, con el que seguramente se había acostado, mientras yo me ocupaba de las tareas domésticas y lo más cerca que había estado de tocarla había sido al besarle los zapatos. "Es que eres un esclavo, no un hombre de verdad" me había dicho una vez. Qué razón tenía!
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Me temo que mi pequeña historia llega hasta aquí, o al menos con mi Señora, puesto que creo que nuestros juegos se han acabado definitivamente. Ella ha retomado su  relación con su ex marido y de momento, aunque me ha dicho que van a ir despacio, quiere centrarse en él y dejarse de aventuras y juegos. Yo no lo sabía, ni tenía por qué, evidentemente, pero al parecer se había visto varias veces con él en estos cinco años (alguno de los fines de semana que se fue y que conté en este Foro estuvo con él)  y tras las vacaciones de Semana Santa, que pasaron juntos, se han dado una nueva oportunidad. Me alegro mucho por Ella, está muy contenta e ilusionada y le deseo lo mejor de todo corazón. Aunque eso suponga que ya no soy su esclavo y que vuelvo a ser libre. "Haz lo que quieras, como si encuentras a otra Ama, si alguna me pregunta le diré maravillas de tí, no te preocupes. He estado encantada contigo y ha sido divertidísimo y fantástico, pero ahora quiero intentarlo con él", me dijo.

Ahora me siento en una especie de limbo. Le pregunté que si podía escribirle de vez en cuando (como esclavo, naturalmente, como amigo que era y sigo siendo es evidente que sí), pero me respondió que, aunque no le iba a molestar, lo más probable es que no me hiciera caso. Sí puedo utilizar esta dirección para entrar en el Foro (es suya, pero apenas la usaba) y contar cuanto quiera de nuestra relación con la discreción habitual, claro. Respecto a su amiga, me ha dicho que si a ella le apetecía igual se ponía en contacto conmigo (cosa improbable, creo, al no estar ya mi Señora por medio), pero yo no tengo su teléfono y tampoco su correo electrónico (lo tuve una vez pero sólo para escribirle un email y luego lo tuve que borrar) así que me imagino que tampoco surja nada de ahí. En cuanto a la chica a la que le presté servicios sexuales, sé dónde está la tienda donde lo hicimos, pero no me veo con ánimo para plantarme ante ella a decirle nada y además debo confesar (ahora puedo hacerlo libremente) que no me atrae físicamente, lo cual es importante para mí en una relación de este tipo. Así que supongo que pertenezco a ese enorme grupo de esclavos o sumisos que no tienen ama. Ni siquiera sé si será pronto para empezar una nueva búsqueda o si debo hacer como Ella y ver la dominación a la que me ha sometido como una etapa morbosa y divertida que ya ha finalizado.

Confieso que me he sentido extraño estos últimos días y que me ha sorprendido lo profundamente que tenía interiorizadas mis costumbres de sumiso. La conversación con mi Señora fue en el pasado mes de abril, pero  durante mucho tiempo mantuve mi comportamiento habitual: seguí haciendo las tareas de la casa desnudo y con las ventanas abiertas, por ejemplo; me desnudaba y me ponía el cinturón de castidad al llegar a casa; me cruzaba con una mujer por la calle y bajaba la vista e incluso llegué a cambiar de canal en la televisión al ver una escena de sexo en una película. Me he masturbado una vez desde entonces pero, recordando sus instrucciones habituales, lo hice a la carrera para correrme en menos de un minuto. Han sido muchos años, aunque no de forma continua, y muchas experiencias (me ha azotado, humillado infinidad de veces y formas, me ha usado de siervo y de juguete, me ha prohibido tener relaciones sexuales, me ha exhibido... en fin, de todo!) como para olvidarlas así de un día para otro, pero ambos sabíamos que esto era un juego y, aunque duela acabarlo y yo probablemente estaba ya más metido que Ella, nunca había sido otra cosa.

Luego, poco a poco, fui dejando algunas de esas costumbres atrás. Me resultó extraño, eso sí, pero un día borré los restos de sus iniciales de mi muslo mientras me duchaba y me puse un calzoncillo. Miré descaradamente a una mujer que iba por delante de mí en la calle y hasta fantaseé con ella... en fin. Hace un par de semanas que vivo, como y duermo como lo que Ella llamaba "un hombre normal"; el hecho de que en los últimos tiempos me llamase menos que otras veces creo que ha ayudado. Aunque, eso sí, aún tengo el cinturón de castidad, la vara, los consoladores y todo lo demás, hasta la minifalda que me hizo comprar. Otra cosa será que los use... o cuándo volveré a hacerlo.

Gracias por todo, mi Señora, y buena suerte
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

salva35
Muchas gracias Evg por todos estos buenos momentos que nos has descrito detalladamente, por tu cariño y simpatía.
Por favor no debes sentirte mal ni desanimado, ahora empieza un nuevo periodo en tu vida, y debes de empezarlo con agradecimiento y buen hacer, quizás te esperen cosas mucho más placenteras, no lo sabemos, debemos de seguir siempre adelante ok!
Mucho ánimo.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

castizatus
En respuesta a este mensaje publicado por Evg
Lamento que vuestra relación Ama / sumiso haya llegado a su fin tras tanto tiempo compartiendo juntos tantas experiencias. Aunque tanto una como otro podiais haber terminado esa relación por cualquier motivo y sin posibles quejas o compensaciones, cuando lo hace la otra parte nos suele causar más dolor o pena a los sumisos, en mi humilde opinión, pues nosotros vivimos siempre con el deseo de servir y ser útiles a la personas a las que nos entregamos.

Yo te diría que aproveches la situación para replantearte tu vida de sumiso futura. Intenta conocer mujeres y disfrutar un poco con ellas y si es posible iniciar una relación estable que incluya la dominación / sumisión como parte de vuestra vida en común, pero que no sea la única ni principal. He estado leyendo últimamente el libro de Elise Sutton (Dominación Femenina) y me parece muy sensata su filosofía de Dominación Femenina Amorosa. Puede aplicarse perfectamente desde el noviazgo y ser la regla adoptada de común acuerdo para el matrimonio, que puede servir ventajosamente de marco para una relación de servicio y sumisión del varón ante la mujer dominante a la que muchos deseamos adorar con pasión y entregarnos para hacerla feliz.

Suerte en esta singladura y no dejes de tenernos informados sobre tus vicisitudes en el futuro Cyses.
 
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Muchas gracias por vuestros ánimos.
Estos días he tenido deseos de volver a comportarme como un sumiso, así que al llegar a casa me desnudaba y me colocaba el cinturón de castidad. Ayer incluso comí en el suelo una mezcla lamentable de sobras que tenía por la nevera (lamentable por la mezcla en sí, naturalmente, al meter en el cuenco alimentos muy diferentes todos fríos y con mostaza, que no me gusta, por encima). Ya sé que no tengo obligación de hacerlo, pero me ha apetecido y, de igual manera que elegí libremente someterme a mi Señora hace tiempo, ayer elegí libremente hacer eso.

También hice otra cosa. Algunas veces mi  señora me obligaba a hacer las tareas del hogar con unas bragas colocadas a medio muslo, y me castigaba con veinte azotes en el culo cada vez que se me caían y tocaban el suelo. Ayer las utilicé y me alegré mucho porque fui capaz de terminar sin que se cayeran ni una sola vez, pero esta mañana ha sido un desastre y se me han caído cinco veces. He utilizado la vara para castigarme y tengo las nalgas doloridas y con varias marcas alargadas; al estar tanto tiempo sin recibir azotes me ha dolido mucho.

El viernes tuve un momento extraño y excitante a la vez. Estaba desnudo, por supuesto, y llamaron a la puerta, así que me puse un pantalón corto y una sencilla camiseta y cuando abrí me encontré con dos comerciales de telefonía, dos chicas más jóvenes que yo que me preguntaron si tenía un minuto y podían pasar. Estuve tentado de decirles que no, ya que no me interesaba, pero mi condición de sumiso (no puedo, o no podía, decirle que no a una mujer) me hizo dejarlas pasar. Les ofrecí algo de beber y las atendí respetuosamente durante casi media hora, en la que no dejé de encontrarme incómodo porque tenía la sensación de que iban a notar el bulto de mi cinturón de castidad. Finalmente se fueron y me di cuenta de que  le había mirado las piernas varias veces a una de ellas durante nuestra conversación.

Aunque ahora no tenga dueña, ¿debería castigarme por eso, como hacía Ella? ¿Debería marcarme un nuevo periodo de castidad, ya que sigo siendo un sumiso y así volver a tener un cierto orden y control?
Evg
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

Evg
Esta mañana he salido a trabajar con el cinturón de castidad puesto y un tanga. Ha sido incómodo, pero llevo varios días muy excitado y me ha parecido bien hacerlo para recuperar viejas costumbres y no olvidarme de lo que soy, por mucho que ahora no me utilicen. He escrito a mi Señora un par de veces estos días pero no me ha contestado, así que me imagino que no tiene ni tiempo ni ganas de ocuparse de mí.

Ayer tuve un mal comportamiento, ya que mientras tomaba un café con un cliente, en la mesa de detrás se sentó una mujer con un vestido veraniego muy escotado y de los que llevan falda con abertura. En un momento que la persona que esaba conmigo se fue al baño, la miré con disimulo pero a conciencia, regodeándome en sus muslos cruzados y en su escote. Una actitud indecente, por supuesto, por la que pido perdón a la mujer y por la que además me castigué al llegar a casa. Aunque no me dolió tanto como si me hubiera castigado otra persona, utilicé una paleta de madera, así que mi culo pronto estuvo rojo. Espero poder contenerme en el futuro si se dan circunstancias parecidas, porque me temo que ya estoy empezando a necesitar un castigo de verdad que me recuerde cuál es mi sitio.

Está claro que lo duro no es ser un sumiso, es no tener un ama...
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Permiso para presentarme: Cyses

salva35
Tienes razón Evg, el no tener un Amo-a puede que a veces debido al calor, a la excitación del verano, a las chicas con ropitas muy sexuales.... etc., todo ello nos hace desviarnos de nuestro deseo de castidad.
Está muy bien el castigo, no importa que sea propinado por uno mismo o por una Ama-o Dom.
1 ... 5678